Rehabilitar un edificio es la mejor oportunidad de hacerlo más eficiente y sostenibles, ahorrando energía y reduciendo las emisiones de CO2

 

En España, 24 millones de viviendas están edificadas sin ningún criterio de eficiencia, ni sostenibilidad, consumiendo energía a través de su exterior.

 

 

 Dentro de las actuaciones para el ahorro energético, el aislamiento es la solución más eficaz, ya que permite con un mínimo de inversión rentabilizar el ahorro a lo largo de toda la vida del edificio.

 

 

 

Conscientes del reto que supone la rehabilitación, hemos querido recopilar las rehabilitaciones térmicas y acústicas más frecuentes, para facilitar la búsqueda de soluciones orientadas a conseguir el mayor confort térmico y acústico en el interior de los edificios.

 

 

Para conseguir edificios sostenibles necesitamos los tres pasos de la Trías Energética:

 

1) En primer lugar, reducir la demanda de energía evitando pérdidas energéticas e implementando medidas de ahorro energético.

2) En segundo lugar, utilizar fuentes energéticas sostenibles en vez de combustibles fósiles renovables.

3) En tercer lugar, producir y utilizar energía fósil de la forma más eifciente posible.

 

Dentro de las actuaciones para el ahorro energético, el aislamiento es la solución más eficaz ya que permite con un mínimo de inversión rentabilizar el ahorro a lo largo de toda la vida del edificio.

 

Es previsible además que la energía sufra un incremento en su precio en los próximos años. Aislando el edificio conseguimos reducir el consumo energético del mismo por lo que estos incrementos de precio tendrán una menor repercusión.

 

A finales del año 2010 está previsto que entre en vigor la norma de la “Calii cación Energética para Edii cios Existentes”. En dicha norma se tendrá que certii car el edificio o las viviendas por separado con una escala que indica las emisiones de CO2 del edificio, esta escala es similar a las que ya se utilizan para calificar los electrodomésticos.

 

La Administración General y las Comunidades Autónomas están realizando un esfuerzo para ayudar e incentivar la rehabilitación energética, incorporando ayudas para subvencionar parte de los costes de la rehabilitación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

Una casa rehabilitada térmicamente con aislantes puede llegar a consumir hasta un 50% menos del consumo inicial.